RUGIDOS

Rugidos es una revista cultural online y offline chilena. Me hicieron un amplio reportaje, del cual sólo conservo ahora una captura de imagen. He contactado con el staff de la revista por si fuera posible recuperar el contenido íntegro. Os ofrezco, en cualquier caso, la base de la entrevista previa que me hicieron para el reportaje.

En este momento, no está disponible la entrevista completa. Si la recupero, la incluiré.

  • AL CONOCER TU HISTORIA Y LA FORMA EN QUE TE RELACIONAS CON EL ARTE, CUÉNTANOS CÓMO DECIDIERON, JUNTO CON TU SOCIA, EMPRENDER UN NEGOCIO JUNTAS.

El proyecto lo inicié yo, como un modo de crear abundancia sin tener que separarme de mi hijo, que tiene ahora tres años. En la primavera del 2012 comencé a darle vueltas a la idea, que fue tomando diversas formas, hasta que definí la manera en que quería comenzar trabajar. Me apetecía que fuese algo práctico, que se pueda usar. Quería acercarme a la artesanía, pues antes siempre me moví más en el ámbito puramente artístico (pintura, literatura, performance…) y en este momento necesitaba usar mis manos de manera más directa. Por eso elegí acercarme a lo textil. Mi madre es costurera y una tía, artista textil, así que, una vez que estaba metida en faena, ambas me dieron valiosos consejos para que mis creaciones tuvieran un aspecto profesional.

Aprendí, no obstante, de manera autodidacta, la técnica del ganchillo, -también llamado crochet-, que ahora uso principalmente, aunque también macramé. Lo realicé de manera intuitiva, hasta que llegué al mandala. Antes de dar con el prototipo de lo que ahora es el nuestro producto estrella, el colgante flor/sol mandala, había estado creando y vendiendo otras piezas muy distintas durante el verano. A principios de septiembre, acababa de abrir la tienda online en el portal global de cosas hechas a mano Etsy.com, cuando concebí mi primer colgante flor mandala. Lo puse a la venta en un mercadillo local en el que estaba participando, y en diez minutos lo había vendido. Descubrí así que aquel mandala era el producto original con el que quería dar. Y seguí haciendo más y más. Enseguida me encargaron otro en la tienda, y luego, vendí algunos más entre mis allegadas. Después, puse mucha energía en seguir creando piezas y en que la tienda tuviese un aspecto cuidado.

A finales de año me mudé, y fue cuando fui a vivir con Perla. Nos habíamos conocido el año anterior, a través de un amigo. Entonces ya vimos que teníamos mucho en común, aunque aún cada una estábamos en un momento distinto. Y durante ese tiempo fueron creciendo las ganas de compartir y apoyarnos mutuamente. A ella le encantaron los mandalas y aprendió muy rápido a hacerlos. Yo me maravillaba de lo bonitos que le salían. Y era de esperar, pues su motivo interno de para qué crear abundancia era el mismo. Ambas estamos teniendo la oportunidad de soltar cargas del pasado y sanar a la vez que maternamos conscientemente. Y el agradecimiento que ello nos causa, es el mejor aglutinante para que esto salga adelante.

  • SERÍA MUY INTERESANTE, TAMBIÉN, QUE NOS CUENTES CUÁLES HAN SIDO LAS DIFICULTADES QUE HAN ENCONTRADO Y LA FORMA EN QUE LAS HAN ENFRENTADO (SI ES QUE HAN TENIDO ALGUNA)

La principal dificultad que veo en esto consiste en lo que implica hacer algo diferente dentro de lo establecido. Nuestro producto es tan original que, de entrada, es más difícil que sea reconocido. Y, aunque guste, cuesta que lo compren porque, si comparan, siempre van a encontrar otra cosa que también les agrade, y más barata. Sin embargo, este es un riesgo que hemos querido correr al principio. Preferimos ir lentas, pero seguras. Nos parece que situar un producto innovador en el panorama de la moda no es fácil, aunque si lo conseguimos, al menos tendremos como positivo que es un producto difícil de imitar. Porque aunque a simple vista puede parecer sencillo, tejer estos mandalas a mano con hilos de cáñamo y lino, los más duros entre las fibras naturales, resulta muy intenso. Es un esfuerzo que una mano de obra barata no haría.

Así pues confiamos en que, una vez que la revalorización que poco a poco se está dando de labores como el crochet, que hemos de fomentar a través de precios justos que posibilitan que lo que hacemos resulte sostenible, confiamos plenamente en que iremos ganando seguidoras. Porque creemos que la conciencia de “en qué mundo queremos vivir” está elevándose, y llegará un momento en que cada uno de nosotros, antes de comprar algo, hagamos una reflexión. Pensamos que la tendencia al consumo irresponsable se está revirtiendo y cada vez somos más las que elegimos dónde poner nuestra energía, sabiendo que es mejor tener menos cosas, que nos hagan más felices tanto a nosotros como a quienes las crearon, que tener más cosas cuyo origen resulta dudoso y, en el fondo, sabemos que favorecen a multinacionales explotadoras. Así pues, estamos en un camino lento, pero disfrutando cada momento. Y esa gozosa energía que está vibrando en nuestros mandalas, es un valor añadido que intuimos que las mujeres que nos compren sabrán apreciar.

  • QUEREMOS CONOCER MÁS SOBRE LA INTERESANTE PROPUESTA QUE HACEN A QUE MÁS MUJERES SE UNAN Y DEN EL PASO QUE USTEDES HAN DADO, ¿DE QUÉ MANERA FUNCIONA LA RED DE MUJERES SOLIDARIAS QUE NOS SEÑALAS EN LA RESEÑA QUE NOS ENVIASTE?

Tanto Perla como yo somos mujeres que hemos decidido ser madres por nosotras mismas. Es una elección que tomamos porque en el momento en que nos encontrábamos, no veíamos futuro a nuestras vidas. Y quisimos atrevernos a dar ese paso, confiando en nosotras mismas, al contrario de lo que nuestro entorno nos había proyectado siempre. Tuvimos la inmensa dicha de encontrar a una persona que nos ayudó en ese aspecto. Cada una en su momento, aunque ambas tuvimos esa intención primera de respetar ante todo la libertad de aquel hombre. Eso no quita para que (teniendo en cuenta que se trata de alguien muy preparado para afrontar el inconsciente femenino y ayudarnos a sanar) nos haya seguido apoyando, porque nosotras nos hemos manifestado siempre decididamente abiertas a seguir soltando lastre y elevando la sinergia entre mujeres, apoyándonos día a día y compartiéndolo todo.

En este proceso en el que estamos, hemos ido comprendiendo muchas cosas acerca de la mujer de hoy en día. El por qué nosotras habíamos llegado a ese punto de desesperación, que lo que nos había constituido era una mentira… ¡Y que es posible cambiar! Un cambio que consideramos inmensamente necesario, pues para nosotras el planeta requiere urgentemente que las mujeres comencemos a criar de otro modo. Algo que nosotras ya estamos practicando, pudiendo avalar que es factible. En nuestra experiencia actual de total disfrute de nuestras vidas, sentimos la certeza de que llegarán más mujeres que, como nosotras, estén deseando liberarse de sus condicionamientos y ser ellas mismas, conectadas con la vida a través de ese latido uterino que nos une, generador de una sinergia capaz de mover grandes cambios, como el amanecer a una nueva Gaia.

  • EN UN MUNDO TAN MATERIAL Y EN DONDE LO SALUDABLE Y ECOLÓGICO PARECE SER SÓLO UNA MODA, ¿CÓMO SE ENFRENTA EL DÍA A DÍA DESDE LA VEREDA DEL ARTE, SE PUEDE VIVIR DE ÉL?

En este momento de mi vida, aunque creé Dharma Devotion con la intención de atraer abundancia, sé que eso es algo que no llega de la noche a la mañana, y menos con un producto tan minoritario. Diversificar las labores para obtener mayor eficacia, es algo que irá llegando, a medida que el grupo crezca. Cada una aportará su parcela de habilidad y juntas iremos aumentando la capacidad de alcanzar mayores logros. Mientras tanto, vivimos de manera sencilla, en un movimiento de decrecimiento, en el que nos hemos venido a vivir al campo. Y a través de la permacultura, vamos acercándonos a un modo de vida más autosuficiente. Confiamos en que las prácticas saludables y respetuosas con el medio pueden llegar a ser más que una moda. Para ello, nuestro criterio es que se requiere un grado de conciencia al adoptarlas. Mantenerse es cuestión de auto convencimiento, ya que siguiendo dictados externos es más difícil ser constante. Por eso, nosotras estamos predicando con el ejemplo para que el día de mañana el arte, la moda, la salud, la vida,… sean un todo funcionando orgánica y armónicamente.

  • ¿QUÉ ES LO QUE MÁS TE GUSTA DE HABER CREADO DHARMA DEVOTION Y POR QUÉ BAUTIZARON SU EMPRENDIMIENTO CON ESE NOMBRE?

La verdad es que lo que más sentimos que nos llena de todo esto es la energía que se mueve al crear los mandalas. Al hacerlo recreamos momentos vividos en nuestro proceso de sanación y, al moverse esa energía, notamos cómo se sigue elevando. Esas vivencias quedan simbolizadas en los títulos que ponemos a cada pieza. Y nos encanta ver, cuando están terminadas, cómo esa magia las impregna, pudiendo luego, la mujer que se las ponga, resonar con ellas y llenarse de esa desbordante alegría.

Dharma Devotion alude a la devoción o amor incondicional que estamos desplegando, fruto del regalo que es para nosotras estar pudiendo realizar nuestra anhelada maternidad, y además, de una manera natural consciente, gozosa y sanadora. Dharma es un concepto sánscrito que define la ley universal de la sabiduría consciente que da sentido a la vida. En concreto, para nosotras representa la trascendente y fecunda energía masculina que ha hecho posible que todo esto se esté dando. Además, el símbolo del dharma es una rueda, por lo que la sincronía con el mandala es toda una causalidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s